Monday, September 16, 2013

Tenores de Blues

Eddie Shaw, 2013 (by Sodafixer)
La guitarra, la armónica, el piano... pues sí, es lo de costumbre, digamos, cuando se trata de tocar blues. Pero no hay duda que los aficionados al blues deberíamos prestar mucha más atención a otro instrumento que, por cierto, también fue "el rey" en su momento (los "honkers" de finales de los 40 y primeros 50), y que ha dejado más que abundantes joyas sobre la estructura de los 12 compases: el saxo tenor.
Hace unos meses llegó a mis manos un libro excelente sobre el particular, "Blues Saxophone: An In-Depth Look at the Styles of the Masters" de Dennis Taylor, que cubre prácticamente todos los estilos al respecto: desde Eddie Shaw, A.C. Reed o King Curtis, hasta las "menudencias" de Sonny Stitt o Lester Young, pasando por Gene Ammons (una influencia decisiva sobre Little Walter, por cierto), Earl Bostic, Noble Watts, Lee Allen (el saxo del R&B de Nueva Orleans por antonomasia), en fin, todos los indispensables. Un libro más que recomendable para músicos de cualquier nivel o instrumento, donde se aprecia claramente aquello que se decía hace años, y que es una verdad como un piano, de que "el saxofonista medio toca muchísimo más que el guitarrista medio", por ejemplo.
Para abrir boca, ahí va un tenor torero, pero torero, torero: la intro de dos vueltas con la que Illinois Jacquet anticipa a Wynonie Harris y su "Here Comes The Blues" (1945, Apollo Records) es de las que quitan el hipo, directamente. Here comes... The Blues:



Y un ejemplo de ahora mismo. El decano del saxo de blues de Chicago, Eddie Shaw y su Wolf Gang, a comienzos de este verano:


Thursday, September 5, 2013

En memoria de Alfredo Papo

Como sucindo homenaje a este hombre que tánto (y en tan tempranas fechas) hizo por dar a conocer la música afro-americana entre nosotros, y que falleció el pasado mes de julio a los 91 años, recuperamos aquí su crónica del primer concierto de Blues que se celebró en España (publicada en otoño de 1985 en SOLO BLUES). Algunos enlaces de urgencia que pueden aportar detalles sobre la importante y pionera labor desarrollada por Alfredo Papo: reseña del libro Cantos Spirituals Negros (1951), la visita de Benny Carter y el QHCF con Django y Grappelli (1936) a Barcelona, la edición en CD de los conciertos de Louis Armstrong en el Windsor de 1955, obituarios de La Vanguardia y Cuadernos de Jazz, y una breve entrevista de índole más personal.

       Descanse en paz, don Alfredo, uno de los pioneros y de los que más han hecho por la difusión de la Gran Música Negra en España desde los años 50. Lo de traer a Big Bill a Barcelona en realidad no fue más que la guinda del pastel, porque sin la contribución de Alfredo Papo, la divulgación del mejor Jazz y Blues en Cataluña y, por ende, en España, resulta prácticamente impensable. Todo, o sea "todo", habría llegado mucho más tarde y seguramente en peores condiciones. Cuando tuve la suerte de conocerle en los años 80, ya me dió la sensación de encontrarme ante un personaje decisivo en estos temas. Luego empecé a entender hasta qué punto...
-Jay Bee Rodríguez









WALLACE COLEMAN 2017